180
27 de abril, 2016 00:00 CET

La estrecha colaboración con SSAB fomenta el desarrollo de soluciones seguras

A pesar de que la empresa sudafricana BAT, Ballistic Armour Technologies, inició oficialmente su actividad en 1993, su fundador y propietario, John Bradfield, comenzó a diseñar y blindar automóviles un par de años antes.

BAT ocupa en la actualidad una posición líder con clientes repartidos por todo el continente africano y Europa.

«Nuestro éxito está directamente ligado a nuestra relación con SSAB», afirma John Bradfield. «Cuando comenzamos a usar Armox, este generó nuevas oportunidades para nosotros en todos los aspectos».

En el año 1996, John se reunió por primera vez con William Dinnes, director de grandes cuentas Protect & Tooling de SSAB.

Reacondicionamiento con Armox

El resultado inmediato de esta reunión fue la actualización de los procesos de diseño y producción de BAT.

«Tenemos acceso a chapas más gruesas con una superficie mucho mejor que el acero que utilizábamos antes», explica John Bradfield. «Además, SSAB nos ofreció una extraordinaria asistencia técnica y nuevas soluciones logísticas que encajan a la perfección en nuestro proceso de producción».

Desde entonces, ya han pasado veinte años de éxito y, en la actualidad, BAT cuenta con unos sesenta empleados que trabajan en el diseño, producción y montaje de una amplia gama de productos en el ámbito del blindaje para vehículos. El programa lo cubre todo, desde carrocerías monocasco para vehículos de transporte de fondos a equipos adaptados para berlinas normales.

«Hemos entregado en total, desde que comenzamos, más de 2500 vehículos», afirma John Bradfield. «Y seguimos creciendo. El año pasado fue el mejor de todos, fabricamos 200 vehículos para nuestros clientes».

Sólidos fundamentos

John explica convencido que el éxito de su empresa se debe a dos sólidos pilares:

«Es complicado explicar lo importante que es nuestra relación con SSAB», explica. «Nuestros clientes depositan grandes expectativas en nuestros productos en cuanto a calidad, mantenimiento y asistencia. SSAB suministra Armox, la mejor chapa de acero para vehículos blindados del mundo. Independientemente del grado de exigencia de nuestras aplicaciones, siempre existe un producto de Armox o Ramor adecuado a nuestras necesidades. Con frecuencia, necesitamos chapas urgentemente e incluso en estos casos siempre recibimos toda la asistencia necesaria de SSAB. Las chapas se entregan casi siempre a los pocos días de realizar el pedido e incluso antes, cuando es necesario».

El segundo pilar es resultado del entusiasmo personal de John Bradfield.

«Cuando entramos en contacto con nuevos clientes, siempre intento organizar una reunión con el usuario final del vehículo. Es muy importante comprender exactamente lo que se necesita ya que nuestro objetivo es exceder las expectativas de nuestros clientes, en todos los aspectos».

La aplicación de este principio rinde sus frutos. Muchos de los clientes de BAT llevan trabajando con la empresa desde los años noventa. 

Todavía existen vehículos antiguos en uso que, con frecuencia, necesitan un nuevo chasis o montarlos en una nueva camioneta.

Desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible es una cuestión de importancia para la mayoría de las empresas y, a este respecto, los vehículos blindados por BAT cumplen esta premisa.

«Tenemos clientes, por ejemplo, que han usado el mismo equipo que fabricamos originalmente en tres vehículos distintos. Cuando el vehículo envejece o tiene un accidente tan grave que no puede repararse, el cliente acude a nuestro taller de Germiston, Sudáfrica, donde reacondicionamos el blindaje en el nuevo vehículo», explica John Bradfield.

A pesar de que los equipos para blindaje de BAT son totalmente reciclables, la mayoría de fabricantes de vehículos realizan grandes cambios y actualizaciones de diseño cada 10 años, que convierten en obsoletos los equipos más antiguos tras la presentación de los nuevos vehículos originales.

«Nuestro proceso de diseño asistido 3D por ordenador nos permite implementar las exigentes demandas de protección en los asientos, el salpicadero, los paneles, etc., del vehículo original», comenta John Bradfield. «Se trata de un aspecto de gran importancia».

BAT trabaja con varios especialistas en corte por láser. 

«Esto nos permite maximizar la eficacia del trabajo», según John Bradfield. «Hace unos días, por ejemplo, tuvimos que diseñar un nuevo producto y la situación del cliente era urgente. Enviamos los planos al especialista de corte por láser a las dos de la madrugada. Comenzaron a trabajar a las siete de la mañana, cuando abrieron el negocio, y a las dos de la tarde ya nos habían entregado las chapas. A la hora de nuestro cierre, ya teníamos el artículo montado, pintado y listo para su instalación a las siete de la mañana siguiente».

Orgulloso y satisfecho

John Bradfield está muy orgulloso de los logros de BAT hasta la fecha:

«Estoy convencido de que gran parte de nuestro éxito se debe al hecho de que a todos nos entusiasma nuestro trabajo. Cuando algo te encanta, te esfuerzas al máximo para exceder las expectativas de tus clientes. Y nosotros, lo hacemos siempre.